La dermatitis atópica es una enfermedad que evoluciona a brotes, tiene unos periodos de calma y otros de brote.

Características de la dermatitis atópica

Durante los periodos de calma, la dermatitis atópica se manifiesta con una piel seca, con escamas y agrietada. En los periodos de brote, aparecen manchas y granitos rojos en la piel, que suelen presentarse en localizaciones muy características como son los pliegues de los brazos, en los pliegues de detrás de las rodillas y en la cara.

 

Pliegues de la dermatitis atópica

Otra de las características de la dermatitis atópica es que pica. La dermatitis si no es atópica no pica. Es una enfermedad, en suma, muy pruriginosa, es decir, que provoca un intenso picor y a su vez una gran irritabilidad.

Hay que utilizar productos de higiene diaria que no estropeen la piel de los niños atópicos. Es muy recomendable utilizar cremas, geles o lociones que no contengan perfumes o que sean hipoalergénicos.

 

Para combatir este tipo de dermatitis sujerimos Lutsine Xeramance Plus

lutsine xeramance plus